Inicio » FBI allanó la residencia de Donald Trump en Florida

FBI allanó la residencia de Donald Trump en Florida

por Antonio Parejo

“Después de trabajar y cooperar con las agencias gubernamentales relevantes, esta redada no anunciada en mi casa no fue necesaria ni apropiada”.

La notable ejecución de una orden de allanamiento en la casa de un expresidente se produce cuando el Departamento de Justicia ha acelerado su investigación sobre el ataque al Capitolio del 6 de enero de 2021 y las acciones que tomó Trump para anular los resultados de las elecciones de 2020 para permanecer en el poder.

No quedó claro de inmediato qué se examinó durante el registro, ni qué especificaba la orden de registro, pero Trump dijo que los agentes del orden “incluso irrumpieron en mi caja fuerte”.

El Departamento de Justicia (DOJ) se negó a comentar.

La búsqueda parecía estar centrada en los registros que Trump llevó consigo a la propiedad de Mar-a-Lago después de dejar la Casa Blanca.

El año pasado, los Archivos Nacionales supuestamente pidieron al Departamento de Justicia que investigara después de que las autoridades recuperaran 15 cajas de materiales de la casa de Trump en Florida que deberían haber quedado en manos de los encargados de los registros del gobierno. Entre los materiales recuperados hubo algunos que fueron clasificados.

La búsqueda parece ser la primera de su tipo contra un expresidente, pero no está claro si es el preludio de cargos penales, otro escenario sin precedentes en la historia de Estados Unidos.

Para obtener una orden de allanamiento, las fuerzas del orden público federales tendrían que demostrar una causa probable que respaldara su sospecha de actividad delictiva y obtener la autorización de un juez federal.

En las últimas semanas, el DOJ se ha centrado en los esfuerzos de Trump para permanecer en el poder a través de un esquema electoral falso, transmitiendo lo que los funcionarios de campaña denominaron certificados electorales “falsos” para revertir las elecciones de 2020 en estados clave ganados por el presidente Biden. Según se informa, el departamento convocó a un gran jurado federal para investigar el esquema, además de la investigación del gran jurado sobre el ataque del 6 de enero.

También ejecutó previamente órdenes de cateo contra dos abogados que trabajaron con el expresidente. 

El Departamento de Justicia incautó el teléfono de John Eastman, quien redactó memorandos para la campaña que detallaban la estrategia del elector falso, así como un plan para que el entonces vicepresidente Mike Pence se opusiera a su deber ceremonial de certificar los resultados de las elecciones. Y también registró la casa de Jeffrey Clark, un fiscal general adjunto que Trump sopesó instalar como fiscal general para poder enviar una investigación sobre sus afirmaciones infundadas de fraude electoral.

Pero hay señales de que el departamento puede haber ampliado su investigación. 

La semana pasada, se informó que el exabogado de Trump en la Casa Blanca, Pat Cipollone, fue llamado a testificar ante un gran jurado federal, al igual que su adjunto Patrick Philbin.

Es posible que los dos hombres puedan ofrecer una visión más amplia de las acciones de Trump antes del 6 de enero. Cipollone rechazó otro plan de los abogados de la campaña de Trump para apoderarse de las máquinas de votación. También le preocupaba la legalidad de los planes de Trump de marchar al Capitolio el 6 de enero, según el testimonio de la asistente de la Casa Blanca, Cassidy Hutchinson, ante el comité selecto de la Cámara que investiga el ataque.

Según los informes, Kenneth Klukowski, exdiputado de Clark, también está cooperando con la investigación del Departamento de Justicia.

En su extensa declaración, Trump criticó la búsqueda, comparándola con Watergate. 

“Aquí, al revés, los demócratas irrumpieron en la casa del 45º presidente de los Estados Unidos”, escribió.

La Casa Blanca dijo el lunes por la noche que “no tenían notificación de la acción informada”. 

En las últimas semanas, el fiscal general Merrick Garland pareció responder mejor a las críticas de que la investigación del Departamento de Justicia estaba rezagada con respecto a la de los investigadores de la Cámara, pero ha negado sistemáticamente la presencia de motivaciones políticas en la investigación del 6 de enero.

“Buscamos la justicia sin temor ni favoritismo”, dijo Garland. “Tenemos la intención de responsabilizar a todos, cualquiera que haya sido criminalmente responsable de los eventos que rodearon el 6 de enero o cualquier intento de interferir con la transferencia legal de poder de una administración a otra. Éso es lo que hacemos.”

“Es inevitable en este tipo de investigación que habrá especulaciones sobre lo que estamos haciendo, a quién estamos investigando, cuáles son nuestras teorías”, agregó. “La razón por la que existe esta especulación e incertidumbre es que es un principio fundamental de lo que hacemos como fiscales e investigadores es hacerlo fuera del ojo público”.

Compartir

Related Posts

Leave a Comment