Inicio » Proyecto de ley ‘antidisturbios’ de Florida llega al Gobernador en medio de conflictos raciales

Proyecto de ley ‘antidisturbios’ de Florida llega al Gobernador en medio de conflictos raciales

por Antonio Parejo

La Asamblea del estado de Florida, controlada por los republicanos, aprobó el jueves castigos más severos para los manifestantes violentos, entregando importantes victorias legislativas al gobernador Ron DeSantis, quien experimentó la agitación mundial el verano pasado y comenzó a hacer campaña a favor de esta medida el año pasado.

El dividido Senado de Florida aprobó el llamado proyecto de ley de control de disturbios, mientras el juicio del ex oficial de policía de Minneapolis Derek continúa por la muerte de George Floyd.

Coincidentemente, cuando estallaban nuevas protestas en los suburbios de Minneapolis esta semana, luego de que otro policía fatal disparara y matara a un hombre negro, la medida fue enviada al gobernador republicano de Florida.

En el proceso del debate, tanto el racismo como los derechos civiles surgieron en la corte cuando las personas que se oponían al proyecto de ley citaron los nombres de personajes de los derechos civiles, incluido Martin Luther King.

“¿Puedo decirles que este proyecto de ley no se trata de racismo? No del todo, no puedo saberlo”, dijo el senador republicano Ed Hooper, cuando se unió a la mayoría republicana para presentar el proyecto de ley al gobernador. “Pero creo en mi corazón que, al final del día, somos una nación y un país de ley y orden”.

Cuando fue presentado el proyecto de ley a principios de este año, algunos partidarios lo llamaron una respuesta al levantamiento del Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero, y la mayoría de ellos eran partidarios blancos del expresidente Donald Trump.

En contraparte, los críticos llamaron a la legislación un ataque contra el movimiento Black Lives Matter, además de intentar restringir el derecho a la libertad de expresión y a reunirse pacíficamente.

El inicio de la medición se sitúa en una conferencia de prensa celebrada del 21 de septiembre, por el gobernador, en el que el presidente del Senado, Wilton Simpson, y el presidente, Chris-liental, se había unido para condenar las perturbaciones en las ciudades a través del país y lo que llamó ataques contra las fuerzas del orden.

Luego de la aprobación final de la propuesta, el Gobernador dijo que había que esperar que la medida se transforme en.

“Esta legislación logra el equilibrio apropiado para salvaguardar el derecho constitucional de todos los floridanos a reunirse pacíficamente, al tiempo que garantiza que aquellos que se esconden detrás de protestas pacíficas para causar violencia en nuestras comunidades sean castigados”, dijo el gobernador en un comunicado.

La propuesta produjo pasiones muy fuertes mientras duraba, y los comunitarios de todo el estado se reunieron en el Capitolio estatal para suplicar a los legisladores que no aprueben el esfuerzo.

“Sabemos que el gobernador quiere esta ley. Sabemos que por eso está aquí. No tenemos que hacer todo lo que el gobernador quiere”, dijo el senador Gary Farmer, líder demócrata de la cámara.

La legislación parecía que sería aprobada por los líderes republicanos. El día jueves llegó al Senado estatal para su aprobación la misma medida ya aprobada por la Cámara, abriendo así el camino para que la medida al gobernador. Se convertirá en ley inmediatamente después de la firma.

En su promulgación como ley, las sanciones se extenderían por el delito cometido durante un motín o protesta. Lograría que las autoridades puedan mantener a los manifestantes hasta su comparecencia ante la corte. Y construiría nuevos delitos por haber organizando o participando en una demostración violenta.

También eliminaría las protecciones de responsabilidad civil a los gobiernos locales si interfieren con los esfuerzos de las fuerzas del orden para responder a una protesta violenta y agregar un lenguaje a la ley estatal que podría obligar a los gobiernos locales a justificar una reducción en los presupuestos de las fuerzas del orden.

La propuesta además transformaría en un delito de segundo grado destruir o demoler un monumento, placa, bandera, pintura, estructura u otro objeto que conmemora a personas o eventos históricos. Poe eso se podría imputar con hasta 10 años de prisión.

“Los derechos tienen límites, y la violencia es donde se traza la línea”, dijo el senador republicano Danny Burgess, quien aprobó el proyecto de ley en el Senado. “Este proyecto de ley trata sobre la prevención de la violencia”.

 Para la organizadora del Comité de Acción Comunitaria de Jacksonville, Christina Kittle, advierte que la nueva ley podría hacer más intensos los enfrentamientos entre la policía y manifestantes.

“Ha sido un golpe para nuestra moral, seguro”, dijo. “No estoy segura de que vaya a ser un revés, pero esto fue creado para intimidar a la gente y evitar que la gente salga del armario”.

La Unión Estadounidense de Libertades Civiles manifestó que la nueva ley le daría a la policía una discreción más amplia sobre lo que constituye una manifestación y un motín.

“El proyecto de ley fue diseñado a propósito para envalentonar el trato policial dispar que hemos visto una y otra vez dirigido a las personas negras y morenas que están ejerciendo su derecho constitucional a protestar”, dijo Micah Kubic, director ejecutivo de ACLU de Florida.

El senador Darryl Rouson, ex presidente del capítulo de San Petersburgo de la NAACP que se unió a todos los demócratas y republicanos solitarios en la votación en contra del proyecto de ley, dijo que la nueva ley no disuadirá a nadie de protestar por una causa justa.

“Esto no impedirá que la gente se levante”, dijo Rouson.

“Esto no detendrá nada, excepto aquellos que tienen miedo. No tengo miedo”, dijo. “Solo quiero decirle a la gente, sigan llamando, sigan protestando, sigan levantándose a pesar de un intento de reprimir las voces”.

Compartir

Related Posts

Leave a Comment