Inicio » El coronavirus podría no desaparecer nunca y convertirse solo en una molestia

El coronavirus podría no desaparecer nunca y convertirse solo en una molestia

por Antonio Parejo

Los entendidos dicen que algunas formas de esta enfermedad podrían durar muchos años. Pero aún no se visualiza bien su posible posterior situación.

El virus ya ha matado a más de 2 millones de personas en todo el mundo, ¿será finalmente eliminado por una campaña mundial de vacunación como ocurrió con la viruela? ¿Las nuevas variantes peligrosas evitarán las vacunas? ¿O el virus permanecerá durante mucho tiempo y se convertirá en una leve molestia como un resfriado ordinario?

El virus se está desarrollando rápidamente y aparecen nuevas variantes en diferentes países. Cuando Novavax Inc. descubrió que la vacuna de la compañía no era tan efectiva como la vacuna mutante que circulaba en el Reino Unido y Sudáfrica, enfatizó los riesgos de estas nuevas variantes. Los expertos dicen que cuanto más se propaga el virus, es más probable que una nueva variante eluda las pruebas, tratamientos y vacunas actuales.

La comunidad científica coincide en que la prioridad urgente es vacunar a la mayor cantidad de personas posible lo antes posible. Lo que sigue es menos seguro y dependerá en gran medida de la inmunidad proporcionada por las vacunas y las infecciones naturales y de la duración de la inmunidad.

“¿Las personas estarán sujetas con frecuencia a infecciones repetidas? Todavía no tenemos suficientes datos”, dijo Jeffrey Shaman, que estudia virus en la Universidad de Columbia. Como muchos científicos, cree que es poco probable que las vacunas confieran inmunidad de por vida.

Si los humanos deben aprender a vivir con COVID-19, la naturaleza de esa coexistencia depende no solo de cuánto tiempo dure la inmunidad, sino también de cómo evolucione el virus. ¿Mutará significativamente cada año, requiriendo vacunas anuales, como la gripe? ¿O aparecerá cada pocos años?

La pregunta de qué sucedería a continuación atrajo el interés de la viróloga de la Universidad de Emory Jennie Lavine, coautora de un artículo reciente en la revista Science, que proponía una suposición relativamente optimista: la mayoría de las personas han sido vacunadas o han sobrevivido para contraer el virus. -Los patógenos “seguirán propagándose, pero la mayoría de ellos solo causarán enfermedades leves”, como el resfriado común.

Si bien lo tenemos ya bien constatado, que la inmunidad adquirida por otros coronavirus, como los que causan el resfriado común o el SARS o el MERS, disminuye con el tiempo, los síntomas de la reinfección tienden a ser más leves que la primera enfermedad, dijo Ottar Bjornstad, coautor del artículo de Science que estudia los virus. en la Universidad Estatal de Pensilvania. “Los adultos tienden a no tener síntomas muy graves si ya han estado expuestos”, dijo.

La predicción de la revista “Science” se basa en el análisis del rendimiento de otros coronavirus durante un período de tiempo y asume que el SAR-CoV-2 continúa evolucionando, pero no de forma rápida ni fundamental.

La pandemia de influenza de 1918 puede proporcionar pistas sobre la epidemia de COVID-19. El patógeno es un virus H1N1 con genes derivados de aves, no un coronavirus. En ese momento, no había ninguna vacuna disponible. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. Estiman que un tercio de la población mundial está infectada. Finalmente, después de que la persona infectada murió o desarrolló inmunidad, el virus dejó de propagarse rápidamente. Más tarde evolucionó a una forma menos tóxica, que según los expertos continúa circulando estacionalmente.

“Es muy común que los descendientes de las pandemias de gripe se conviertan en los virus de la gripe estacional más leves que experimentamos durante muchos años”, dijo Stephen Morse, quien estudia virus en la Universidad de Columbia.

A medida que surgen nuevas variantes, algunas más contagiosas, otras más virulentas y algunas posiblemente menos sensibles a las vacunas, se recuerda a los científicos lo mucho que aún no saben sobre el futuro del virus, dijo Mark Jit, que estudia virus en la London School of Higiene y Medicina Tropical.

Mark Jite, que estudia los virus en Londres (Escuela de Higiene y Medicina Tropical), dijo que con la aparición de nuevas variantes, pueden ser sobre las personas, algunas más contagiosas, otras más tóxicas y algunas pudiendo ser menos sensibles a las vacunas; se les recuerda a los científicos de que todavía no se sabe mucho del  virus, ni de su futuro.

“Solo conocemos este virus desde hace aproximadamente un año, por lo que aún no tenemos datos que muestren su comportamiento durante cinco o diez años”, dijo.

Es preocupante que algunas vacunas parecen ser ineficaces contra nuevas cepas, pero debido a que las vacunas brindan cierta protección, las vacunas aún se pueden usar para ralentizar o detener la propagación del virus, aseguró Ashley St. John Say, investigadora del sistema inmunológico de la Universidad de Duke. Universidad Nacional de Medicina en Singapur.

El Dr. Gagandeep Kang, experto en enfermedades infecciosas del Christian Medical College en Vellore, India, sentencia que la evolución del virus plantea nuevas interrogantes: ¿En qué etapa el virus se convierte en una nueva cepa? ¿Necesitarán los países volver a vacunar desde cero? ¿O podría administrarse una dosis de refuerzo?

“Estas son preguntas que tendrá que abordar en el futuro”, dijo Kang.

Compartir

Related Posts

Leave a Comment