Inicio » Prisión del condado de Clay tiene 156 presos y 8 empleados infectados por COVID-19

Prisión del condado de Clay tiene 156 presos y 8 empleados infectados por COVID-19

por Antonio Parejo

Anunció la alguacil Michelle Cook, que en la cárcel del condado de Clay se encontró con la novedad de que 156 reclusos que dieron positivo por COVID-19, una cifra importante en una población de alrededor de 500 que no tenía un solo caso hasta hace unas semanas. Y, de los 104 agentes que trabajan en la cárcel, ocho de ellos también dieron positivo.

Se conoció el anuncio cuando funcionarios de salud del condado hicieron público que el recuento total de casos activos de COVID-19 en el condado de Clay rondaba los 4.500. Cook aprovechó la ocasión y reveló el alto número a que se ha llegado después de que la cárcel no había registrado ningún caso desde marzo hasta que se informó de los primeros 18 presos afectados el 4 de septiembre.

“Estamos monitoreando continuamente a nuestro personal y nuestros reclusos y estamos tomando medidas para aislar y poner en cuarentena a las personas que tienen síntomas, dieron positivo o rechazaron la prueba”, dijo. “… Esta es un área donde la gente come, duerme y vive las 24 horas del día, los 7 días de la semana, por lo que en realidad era solo una cuestión de tiempo antes de que un empleado o un nuevo recluso trajera COVID-19 a las instalaciones. Ahora que está aquí, estamos haciendo todo lo posible para mantener a todos a salvo “.

El elevado número de reclusos que resultaron positivo por el virus se manifiesta a pocos días después de que las familias de algunos presos manifestaron su preocupación por los casos positivos.

Mark Millien, hermano de un recluido dice que su hermano fue llevado a las instalaciones de Green Cove Springs en los inicios del mes de agosto desde la cárcel del condado de Duval, donde recibió una prueba de COVID negativa. Sin embargo, al realizársele la prueba el jueves en la cárcel del condado de Clay, dio positivo.

“No se examinan varias veces al día. Ni una vez al día”, dijo Millien en un correo electrónico del viernes a la prensa. “No se habían tomado precauciones discernibles (hasta la semana pasada) de las que mi hermano estaba al tanto e incluso ahora dice que poco ha cambiado en su día a día, con la excepción de la cancelación de clases y nadie que viene al servicio sus necesidades.”

Por otra parte, la Oficina del Sheriff notificó de los primeros 18 resultados positivos de la prueba COVID-19 a través de un correo electrónico del 4 de septiembre. Puntualizando que los presos afectados estaban en aislamiento y sus síntomas tratados en consecuencia, “ninguno necesitaba tratamiento médico avanzado en este momento”.

Los recluidos gozan de acceso completo a la atención médica y son chequeados reiteradamente implementando otras precauciones para limitar la exposición de otros reclusos, dijo Cook. A cada uno se les entregan máscaras, que son reemplazadas según la necesidad, y tienen que usarlas fuera de su celda. Todo el personal de la cárcel también usa máscaras en las áreas comunes, según el correo electrónico.

Es regla, que todos los reclusos, al ingresar a la cárcel deben ser examinados y puestos en cuarentena inmediatamente si presentan fiebre o síntomas, con pruebas adicionales en las siguientes dos semanas. El período de aislamiento inicial, además, se ha duplicado de siete a 14 días, dijo el director de detención Chris Coldiron.

“No se les permite salir de un área determinada del bloque de celdas”, dijo. “Una vez que hayan transcurrido esas dos semanas, esperamos que lleguen las nuevas pruebas para que, si todavía son positivas, podamos ponerlas en el dormitorio que tiene otros reclusos positivos”.

70 reclusos no han permitido hacérseles la prueba, de tal forma que, se les trata como si hubieran dado positivos y se aíslan con los que dieron pruebas positivas. “Es mejor prevenir que lamentar en este momento”, dijo el sheriff.

Cook manifestó además que la Oficina del Sheriff se vuelca a tomar previsiones cuando el COVID-19 se convierte en un problema en marzo para evitar que entre en las instalaciones el contagio. Pero ante la nueva situación y el aumento de casos, se está dispensando desinfectante de manos al personal, se controla la temperatura al inicio de cada turno antes de ingresar. Toda la institución se higieniza continuamente, con un novedoso nebulizador desinfectante desde hace una semana que se utiliza varias veces al día. Los reclusos también reciben suministros de limpieza adicionales para sus celdas y la ropa de cama y la ropa personal se lavan con detergentes fuertes dos veces por semana, como parte de un “esfuerzo muy concertado para mantenerse limpio”, dijo Coldiron el lunes.

Eso difiere del argumento del hermano de Millien, de que a la totalidad de los presos no se le proporciona acceso a ropa limpia, toallas, paños o sacos de cama en más de una semana.

Coldiron dijo que algunos dormitorios de las cárceles están recibiendo “cápsulas de visitas” para que los presos puedan tener visitas en video con su familia.

Debido a la gran cantidad de casos que han estado ocurriendo en la cárcel hizo que se aumentaran los números locales, dijo la administradora del Departamento de Salud de Florida del condado de Clay, Heather Huffman. Pero, felizmente, el número general de casos del condado ha estado disminuyendo, dijo.

Compartir

Related Posts

Leave a Comment