Inicio » Vinculan a Irán con correos electrónicos que intimidan a los votantes

Vinculan a Irán con correos electrónicos que intimidan a los votantes

por Antonio Parejo

Funcionarios estadounidenses vinculan a Irán con correos electrónicos destinados a intimidar a los votantes

Investigadores estadounidenses señalaron este miércoles a Irán de ser los culpables de haber estado enviando múltiples correos electrónicos a votantes demócratas en diferentes estados, con el fin de intimidarlos para que votaran por el presidente Trump.

No está claro aún cómo los funcionarios llegaron a esa conclusión e identificar a Irán. La noticia se hizo pública en una conferencia de prensa convocada a 13 días de las elecciones.

Con la denuncia se denotó la inquietud del gobierno de los Estados Unidos por la fuerza que están desarrollando algunos países extranjeros para inmiscuirse en las elecciones, a través de la propagación de desinformación para intentar minimizar la participación de votantes y minar la confianza norteamericana en la votación. Esos intentos directos han sido atribuidos comúnmente a Moscú, tal como lo hizo en el pasado, con una campaña encubierta en las redes sociales en 2016 y está en las mismas intensiones nuevamente en la actualidad, pero, inquieta la idea de que Irán también pudiera ser responsable nos dice que esas tácticas han podido ser adoptadas por otras naciones.

“Estas acciones son intentos desesperados de adversarios desesperados”, dijo John Ratcliffe, director de inteligencia nacional del gobierno, quien, junto con el director del FBI Chris Wray, alertó en que los Estados Unidos sancionaría a los países extranjeros que se inmiscuyan en las elecciones estadounidenses y que la integridad del voto sigue siendo sólido.

Los votantes “Deben estar seguros de que su voto cuenta”, dijo Wray. “Las afirmaciones tempranas y no verificadas de lo contrario deben verse con una buena dosis de escepticismo”.

Los mencionados funcionarios reprobaron a Rusia e Irán por haber obtenido información sobre el registro de votantes, pero, muchas veces esos datos son de fácil acceso, por tanto, no se ha hecho acusación alguna a ninguno de los dos países de haber pirateado la base de datos. Irán envió correos electrónicos falsos diseñados para intimidar a los votantes y sembrar disturbios y también distribuyó un video que sugería falsamente que los votantes podrían emitir votos fraudulentos desde el extranjero, dijo Ratcliffe.

Los funcionarios Wray y Ratcliffe no detallaron los correos electrónicos, pero otros funcionarios familiarizados con el caso dijeron que Estados Unidos ha establecido vínculos de Teherán con los mensajes enviados a votantes demócratas en al menos cuatro estados, incluidos lugares considerados de batalla como Pensilvania y Florida. Los correos se hacían pasar como realizados por el grupo de extrema derecha Proud Boys y advirtieron que “iremos tras ustedes” si los destinatarios no votaran por Trump.

No es la primera vez que la administración Trump ha señalado que Teherán está trabajando en contra del presidente.

Un informe de inteligencia en agosto afirmó: “Irán busca socavar las instituciones democráticas de Estados Unidos, al presidente Trump, y dividir al país antes de las elecciones de 2020”. Dijo que el país probablemente continuaría enfocándose en “difundir desinformación en las redes sociales y recircular contenido antiestadounidense “.

Por su parte, Alireza Miryousefi, representante de la misión de Irán ante las Naciones Unidas, negó la participación de Teherán.

“A diferencia de Estados Unidos, Irán no interfiere en las elecciones de otros países”, escribió Miryousefi en Twitter. “El mundo ha sido testigo de los intentos públicos desesperados de Estados Unidos de cuestionar el resultado de sus propias elecciones al más alto nivel”.

Trump, en un mitin en Carolina del Norte, no se refirió al anuncio de inteligencia, pero repitió una afirmación familiar de campaña de que Irán se opone a su reelección. Prometió que de ganar otro mandato se llegará a un nuevo acuerdo con Irán sobre su programa nuclear.

“Irán no quiere dejarme ganar. China no quiere dejarme ganar”, dijo Trump. “La primera llamada que recibiré después de que ganemos, la primera llamada que recibiré será de Irán diciendo que hagamos un trato”.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi y el representante Adam Schiff, presidente demócrata del comité de inteligencia de la Cámara de Representantes, lamentaron que las amenazas “inquietantes” afectan al corazón del derecho al voto.

“No podemos permitir que los esfuerzos de intimidación o interferencia de los votantes, ya sean nacionales o extranjeros, silencien las voces de los votantes y les quiten ese derecho”, dijeron en un comunicado.

El analista de ciber amenazas, John Hultquist de FireEye, dijo que el desarrollo marcó “un cambio fundamental en nuestra comprensión de la voluntad de Irán de interferir en el proceso democrático. Si bien muchas de sus operaciones se han centrado en promover la propaganda en pos de los intereses de Irán, este incidente está claramente destinado a socavar la confianza de los votantes “.

“Estos correos electrónicos están destinados a intimidar y socavar la confianza de los votantes estadounidenses en nuestras elecciones”, tuiteó Christopher Krebs, el principal funcionario de seguridad electoral del Departamento de Seguridad Nacional, el martes por la noche después de que aparecieron los primeros informes de los correos electrónicos.

Compartir

Related Posts

Leave a Comment